Es difícil alejarse del encanto del río Aluminé, pero cuando uno toma distancia y aprecia el paisaje que rodea el pueblo, la estampa natural se completa y magnifica. Más aun si a los distintos miradores se llega a caballo atravesando los campos de los pobladores. 

Innumerables circuitos los esperan para recorrerlos como los hicieron nuestros antepasados, de a caballo, circuitos marcados en la inmensidad de la estepa patagónica o si desea recorrer bosques densos de vegetación lo puede hacer por circuitos rodeados de especies del bosque andino patagónico como por ejemplo ñire, lenga, raulí, cohiue, entre otros sin olvidarnos, del gigante de esta zona, El Pehuen (araucaria araucana). Encantos que se pueden apreciar tanto en Aluminé como en Villa Pehuenia con sus diferentes excursiones.

GALERÍA DE FOTOS